La telefonía móvil también se resiente de la crisis

La época dorada de la telefonía móvil en nuestro país parece que ya ha pasado. La caída de los ingresos producida en los últimos meses ha forzado a los primeros ajustes en la red comercial de las grandes operadoras. Y es que en 2011 cerraron sus puertas unas 650 tiendas de telefonía móvil en toda España, es decir, un 9% del total. Esto se debe, principalmente, a que mientras las compañías han tratado de capear la caída del consumo mediante la comercialización de tarifas planas o agresivas políticas de precios alargando plazos de permanencia, los establecimientos minoritas han sufrido especialmente por la reducción de los subsidios a los terminales aplicados por las majors.

Esta estrategia ha hundido las ventas de la tiendas de telefonía entre un 8 y un 10% y podría hacerlo aún más este año. En esa lucha, son los pequeños establecimientos independientes los que presentan más debilidades por su dependencia del segmento prepago, que cayó un 28% el año pasado, así como por el auge de los teléfonos de gama alta (cuyas ventas se incrementaron un 94%) comercializados en su mayoría de forma directa por las operadoras.