El presupuesto familiar se recorta en 2.500 euros

Según la encuesta anual hecha pública por el INE, la crisis ha propiciado que el presupuesto de las familias haya retrocedido un 8% en 2011. En 2007, cada hogar español disponía de 32.000 euros para gasto; cinco años después, esa cifra ha bajado hasta los 29.500 euros.

Estos 2.500 euros de diferencia no se han producido en la misma proporción en todas las partidas de gasto en las que se divide el presupuesto familiar. Todas las ligadas al consumo, tanto de bienes duraderos (vehículos, mobiliario de hogar, vestido y calzado, entre otros) han caído con fuerza, mientras que la partida ligada a la vivienda (se incluye el coste de la hipoteca o el alquiler, las reparaciones, la comunidad de vecinos, el recibo del agua o de la luz y el del gas, entre otros) ha subido con mucha fuerza. De hecho, en 2006 ya era el capítulo más importante de los presupuestos familiares, con un 24,8% del total y cinco años después, ese porcentaje supone ya el 31,3% del total.

Las partidas que más se han incrementado en esos cinco ejercicios son las ligadas a los combustibles, en gran medida por el encarecimiento del precio del crudo y la mayor presión fiscal sobre los carburantes, y a los servicios (luz, agua o gas), como consecuencia de la actualización persistente de precios.