Loxone explica las ventajas de automatizar la climatización con la Smart Home

Controlar el clima en la Smart Home tiene una doble ventaja. Por un lado, los usuarios gozan de un mayor bienestar; por otro, el gasto de energía se minimiza, lo que comporta un gran ahorro económico.

Según los expertos en bienestar, cada estancia de la casa precisa una temperatura y humedad diferente dependiendo de las actividades que se desarrollen en su interior. El baño, por ejemplo, se aconseja mantener a 23ºC, mientras que la cocina, a 22ºC. Para garantizar el descanso, los dormitorios deben estar a 18ºC y en el salón o comedor, la temperatura óptima es de 21,5ºC.

La Smart Home de Loxone regula a las temperaturas adecuadas cada habitación de la casa y en cada momento del día. Además, conoce las inercias de los sistemas de climatización, es decir, el tiempo que tardan en subir o bajar las temperaturas según las condiciones del hogar. Con todo ello, el usuario no necesita hacer nada.

“La solución Smart Home activa el sistema más eficiente en cada momento, combinando calefacción, refrigeración y ventilación. Especialmente en primavera u otoño, cuando el tiempo es más inestable y hay momentos del día en que precisamos aire acondicionado y otros, un plus de calor”, asegura Meritxell Esquius, responsable de marketing en Loxone.