Los sensores inteligentes, una revolución para el cuidado de las personas mayores

La telemonitorización y los sensores inteligentes se están imponiendo poco a poco como solución para el cuidado de las personas mayores que prefieren vivir en sus domicilios y no en residencias.

Los sensores pueden crear una casa inteligente, y convertirse en una buena alternativa para reducir el número de horas en las que se necesita a una cuidadora sin poner en riesgo la seguridad de las personas.

También son una buena opción para las familias que quieran tener una información más detallada de lo que pasa en sus viviendas.

Estos dispositivos no influyen en el día a día de las personas, así como tampoco no son invasivos, ya que se instalan sin cámaras ni micrófonos para no atentar contra la privacidad del usuario. Se colocan en varios puntos estratégicos y mediante el reconocimiento del comportamiento del paciente y el seguimiento de las enfermedades crónicas, pueden detectar precozmente desde accidentes caseros a problemas de salud. En caso de darse alguna anomalía, avisan a emergencias y a los más allegados de lo ocurrido. Los sensores más comunes son los de puerta o nevera, de cama, de caída y de agua o humo.

Qida es la única empresa del sector que tiene un acuerdo exclusivo con Tunstall Televida, compañía de referencia en Europa en telemonitorización de pacientes dependientes. Además de los sensores, en Qida ofrecen monitorización remota.