Los consumidores cada vez exigen más responsabilidad a las marcas

Las personas son cada vez más conscientes de las repercusiones ambientales, sociales y de salud que acarrean sus hábitos de consumo, lo que les está llevando a ser mucho más exigentes con las marcas. Es una de las reflexiones que han podido escucharse en el evento Brandfulness, organizado por la consultora GfK.

Así, si hace dos años, los estudios apuntaban a la salud y el bienestar como principales factores para una buena vida, en 2018 los datos señalan que esa búsqueda del bienestar se extiende más allá de la esfera puramente individual y camina hacia lo colectivo y lo social. Esto obliga a las marcas a “abordar y desarrollar una ética holística en toda su cadena de valor”, según han manifestado los participantes en el encuentro.

Entre los aspectos que más se valoran en las marcas, se encuentran la honestidad, la información para poder elegir, la ayuda para consumir lo justo y la toma de partido en ciertas causas.

“Para las marcas es el momento de pasar de la misión y visión al manifiesto. Las marcas tienen hoy un nuevo reto, deben ser y mostrarse plenamente responsables, ofreciendo productos y servicios alineados con el consumidor. Sin impactar en el precio. Sólo entonces se convierten en marcas con significado, son brandfulness”, ha señalado la experta de GfK Ileana del Río.